Entregando Sonrisas

Amor Eterno

Desde hace 5 años atrás hemos sido testigos de algo que en simples palabras podemos definir como “amor eterno”.

Para iniciar este post quiero preguntarles a nuestras y nuestros lectores si recuerdan la película “Pd: Te amo”? Pues aquella historia que narra la vida de un hombre que cuando supo que iba a morir por su enfermedad, organizó un mundo de sorpresas para que reciba su esposa después de su muerte, no es ciencia ficción.

Esta historia, similar ocurre en Guayaquil y es digna de rescatar en nuestro tiempo, cuando el verdadero significado de amar sin límites deja de ser relevante para una juventud más enfocada en logros económicos.

Hace 5 años nos llamó una clienta y nos pidió entregarle un desayuno a su mamá por aniversario. La tarjetita decía “Mi amor, este es un año más de una vida infinita a tu lado. No dudes que desde donde estoy te sigo amando como siempre. Te ama, tu esposo”. Cuando leimos esa notita pensamos que el esposo vivía fuera del país, pero nuestra sorpresa llegó el día de la entrega del regalo, cuando al tocar el timbre salió la homenajeada, una señora de 60 años aproximadamente, vio el desayuno y empezó a llorar.

Nuestra primera reacción fue decirle “No llore, este regalito viene de parte de su esposo que la ama mucho” y su respuesta fue “Lloro de felicidad porque es el hombre más generoso de esta y la otra vida, porque hoy es nuestro aniversario y él falleció hace tres meses”

No pudimos contener la cara de asombro y fue entonces cuando ella, mientras secaba sus lágrimas nos invitó a pasar a su casa para contarnos la historia. Y fue inevitable, entramos a escucharla.

La narración empezó de la forma más sublime que alguna vez pudimos presenciar, ella dijo: “Él es mi esposo pero ahora es mi ángel también, ¿creen que puedo tener una mejor Bendición en la tierra? Dios sabe cómo obra y si el tiempo de mi esposo llegó solo Dios sabe por qué”

Continuó contándonos que su esposo padecía de una enfermedad mortal y que ahora ella sabe con más certeza del gran amor que él le tenía. Cuando falleció las personas de la funeraria le entregaron una carta donde él le pedía que siguiera con su vida porque él ya cumplió su misión en la tierra y que su llamado ahora es a convertirse en su guardián de los cielos. Junto a la carta le entregaron un pasaje de avión para ella y su hija para unas vacaciones en Miami y la póliza de un seguro de vida que había creado muchos años antes y donde ella era la única benefactora.

Tuvo el tiempo de hacerle prometer a su hija que todos los años, para su cumpleaños y aniversario le haría llegar un regalo a su nombre con los mensajes que previamente dejó escritos. ¡Dejó 20 cartas escritas con los mensajes más tiernos que nos podamos imaginar!

Como les decía al principio de este post, este tipo de historias son las dignas de admirar y gritar a viva voz porque son las que nos dicen que el amor verdadero existe. Cuando crean que ya no pueden hacer más por su relación recuerden esta historia y verán como mil ideas románticas vendrán a su cabeza. Cuando el amor es sincero y producto de un compromiso sincero, tener detalles no es un sacrificio, es alegría pura.

Volvamos al principio básico de la vida: el amor como filosofía de felicidad.

¡Buena semana!

Andrea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *